;

Política sobre cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y recopilar información anónima de las estadísticas de navegación.

Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies. y nuestra Política de privacidad.

Pulsa el botón ACEPTAR, para confirmar que has leído y aceptado la información presentada. Después de aceptar, no volveremos a mostrarte este mensaje.

 

“La comisión de Sanidad del Gobierno de los Diputados ha pedido por unanimidad al ejecutivo presidido por Mariano Rajoy que elimine de forma progresiva las sujeciones mecánicas en las residencias, geriátricos o centros de asistencia a personas con enfermedades mentales o neurodegenerativas.

Para ello, la comisión establece una serie de incentivos a los centros en forma de priorizarles a la hora de los conciertos o de mejora de las condiciones económicas de los mismos

La comisión también reclama cambios legales para que sea obligatorio revisar de forma periódica la necesidad o no de sujeción mecánica por parte de un facultativo del Sistema Nacional de Salud ajeno al centro y sin relación alguna con personal o propietarios que pudiera suponer conflicto de intereses.”

 

En ABHAL Residencia llevamos años trabajando en la eliminación de sujeciones mecánicas (cinturones de silla, de cama, muñequeras y otros dispositivos para impedir la movilidad) motivados por el deseo de mejorar la Calidad de Vida de nuestros residentes a través del respeto incuestionable de su dignidad.

Actualmente, a pesar de la progresiva concienciación social de la necesidad de eliminar las sujeciones en los centros, los datos nacionales apuntan a unos porcentajes medios de utilización situados entre el 20 y el 30 %. En ABHAL hemos conseguido mantener un porcentaje de utilización en torno al 3% (actualmente, el 3.33%), niveles acordes a lo considerado óptimo (entre el 2 y el 5 %).

Este logro lo hemos conseguido analizando cada caso, buscando alternativas, y controlando y revisando la idoneidad de cada método utilizado.

Y todo ello, porque además de la legalidad, a la que nos hemos anticipado, nos mueve la ÉTICA como marco de actuación.